sábado, 11 de abril de 2015

FUNDA DE COLCHÓN Y PROTECTOR DE SOMIER

Aquí os muestro una labor de las que ya no se hacen: la funda de un colchón y un protector para el somier, ambos hechos con tela de algodón muy resistente. 

Funda de colchón a rayas
Protector de somier















Los dos los hizo mi madre, al principio de la década de los 60, es decir, hace medio siglo, y ahí siguen, tan rozagantes como veis en la foto.


Antiguamente, los colchones solían tener la funda de rayas rojas y blancas; estaban rellenos de lana de oveja, y por eso, cuando hacías la cama, el principal requisito era sacudir el colchón para que se ahuecase y recuperase la forma. Yo dormí en un colchón de lana, junto con mi hermana la mayor, hasta los ocho años.

En la cama, de Toulouse Lautrec. Museo de Orsay, París.

Cuando era pequeña, de vez en cuando venía por el barrio un colchonero, y la gente le daba su colchón, cuya funda descosía en la calle, para sacudir y airear la lana con una vara larga; luego lo cosía de nuevo, con una aguja extralarga. (Cuando yo me corté la mano al abrir una lata de anchoas, me tuvieron que dar unos puntos y fueron "colchoneros", según me dijo la enfermera, como los de este vídeo).

Habitación de Hotel
Habitación de hotel, de Edward Hopper. Museo Thyssen Bornemisza. Madrid
Los jugadores del equipo de fútbol del Atlético de Madrid llevan una equipación con rayas verticales rojas y blancas en la camiseta; como antiguamente, ya desde la posguerra, los colchones estaban recubiertos por una tela con franjas rojas y blancas, sus rivales comenzaron a llamarles 'colchoneros'.


Su uso terminó calando, hasta el punto de que hoy en día es habitual que los periodistas lo utilicen como sinónimo de rojiblancos; es algo que no molesta a los seguidores, es más, se ha convertido en una seña de identidad.

La habitación de Van Gogh en Arles, Museo de Orsay
La habitación de Van Gogh en Arles. Museo de Orsay, París

POST SCRIPTUM: Para los que no hayáis visto todavía el libro que realicé con motivo del 90º cumpleaños de mi madre, con una antología de sus labores, confeccionadas a lo largo de más de medio siglo, os dejo el enlace. En sus tres ediciones, desde que lo publiqué, lleva más de 3.000 visitas; a ver si se me ocurre un sistema de micromecenazgo y lo publicamos en papel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario